ADVERTENCIA: ESTE PRODUCTO CONTIENE NICOTINA LA NICOTINA ES NOCIVA PARA LA SALUD

Primeros pasos con el cigarrillo electrónico

Enciende la batería (generalmente con 5 clicks seguidos en el pulsador) para comprobar si está cargada. Si no se enciende, ponla a cargar roscándola en el cargador y conectándolo hasta que la luz roja de éste se vuelva verde. En ese momento estará cargada completamente.

A continuación, desenrosca tu claromizador y llénalo con tu e-líquido. Para rellenar el depósito hazlo lentamente, vertiendo el líquido por la pared del mismo, para evitar que caiga líquido en el poste central del claromizador; de esta forma, evitarás encharcar la resistencia y que el líquido gotee al exterior.

Rellena el Claromizador hasta la línea máxima y déjalo reposar unos minutos para que el líquido empape la mecha. Si empiezas a vapear con la mecha de sílice seca, tendrás un sabor a quemado al vapear.

Monta la batería y el claromizador roscándolos hasta el tope.

Llévate a la boca la boquilla del claromizador, pulsa el botón y simultáneamente inhala lenta y prolongadamente. No utilices el cigarro electrónico como un cigarro tradicional: vapea con tranquilidad, con caladas lentas y prolongadas y obtendrás un vapor denso y un buen sabor.

Si no se produce vapor, comprueba que la batería esté encendida (debe iluminarse al presionar el botón). En algunos casos, el polo central de la batería no hace contacto con el polo central del claromizador. Esto se soluciona elevando ligeramente el polo de la batería con un objeto punzante.

Cuando la batería parpadee y se apague es que se ha agotado. Vuelve a cargarla por unas horas.

Aunque es habitual leer recomendaciones que aconsejan cargar la batería completamente durante unas horas antes de usarla por primera vez, nosotros no lo recomendamos salvo que esté descargada. Las baterías de nuestros cigarrillos electrónicos son de Ion-Litio por lo que no tienen efecto memoria como sus predecesoras de NI-MH. Lo que realmente acorta la vida de las baterías es descargarlas y/o cargarlas en exceso. Para evitar estas dos situaciones vienen provistas de un circuito que las desconecta cuando se cargan o descargan completamente, cuando se produce un cortocircuito, o cuando se deja presionado el botón de encendido durante más de 10 segundos.